Sobre Miss

Mi foto
"¿Es sucio el sexo? Sólo cuando se hace bien." Woody Allen.

viernes, 10 de abril de 2015

Vigesimo Cuarto Secreto (Segunda Parte)

He dejado crecer mi vello púbico esperando este momento.
Haces que me acueste en la cama con las piernas abiertas y las rodillas flexionadas.
Te colocas de rodillas delante de mi.
Me miras.
Siento vergüenza, me siento totalmente expuesta a ti.
Tu mirada me quema.
Tus manos separan mis labios.
Miras.
Entonces enciendas la maquina de cortar el pelo y con cuidado la llevas hasta mi pubis.
La vas pasando con delicadeza.
Recorre mis labios mayores y noto como algo roza con mi clítoris.
Gimo.
Siento como cada vez estoy mas húmeda, pero tu sigues con tu tarea.
No dejas rincón sin depilar.
Cada vez que rozas mi clítoris me estremezco de placer.
Limpias toda mi zona mas intima, incluyendo mi ano.
Lo dejas listo para ti.
Veo en tus ojos el deseo.
Me deseas.
Y yo te deseo a ti.
Pero primero una ducha.

No es tan erótico como en "Las edades de Lulú" pero es nuestro momento.



Estoy tumbada sobre la cama.
Solo llevo unas medias.
Se que te encantan.
Veo como te acercas a mi con tu uniforme.
Nunca me habían gustado tanto los militares de uniforme hasta que te tuve delante.
Tu actitud es seria y yo estoy deseando.
Se lo que me espera y noto como mi sexo se va humedeciendo.
Me pones mucho.
Das la vuelta a la cama sin despegar tu mirada de la mía.
"Te voy a follar" me dices.
"Si" contesto.
Cada vez te deseo más.
Subes a la cama y abres mis piernas, tu cabeza esta a la altura de mi sexo.
Me vas a comer.
Noto tu lengua sobre mi clítoris y muero de placer.
Tu barba recorre mi coño, te siento.
Lames cada rincón, me follas con tu lengua.
Me retuerzo de placer, aprieto tu cabeza contra mis piernas.
"Follame" te exijo entre gemidos.
Y tu obedeces, abres mis piernas y te acercas a mi, pero no puedo resistir lamer tu polla, saborear tu preseminal y sentirla dura dentro de mi boca.
Entonces te colocas sobre mi y ella sola, conociendo ya el camino, entra en mi.
Mueves tus caderas y yo las muevo también, te recibo y te pido más.
Me agarro a tu uniforme.
Como me gusta que me folles con el uniforme puesto.
Me puede el morbo.
No dejas de follarme, duro, con ganas.
No puedo dejar de gemir.
Y  me dejo arrastrar al orgasmo una y otra vez, empapándote el pantalón.



Estamos en la cama, jugando, acariciándonos y entonces te levantas y me preguntas si confío en ti, y por su puesto que lo hago.
Sacas un bote de lubricante y untas bien tu mano y mi coño.
Uno de tus dedos se introduce en mi acompañado enseguida de un segundo.
Los mueves y me encanta.
Poco a poco vas introduciendo, despacio, todos y cada uno de tus dedos.
Noto como mi carne se va abriendo recibiéndote, me llenas con toda tu mano.
Siento que me voy a romper, muero de placer.
Me follas con tu puño con mucha delicadeza.
Llego al orgasmo.
Sacas alguno de tus dedos y comienzas a follarme duro, muy duro, noto como chorreo, como mis corridas envuelven tu mano, la llevas empapada de mi a tu boca, me saboreas.
Me acerco  y lamo contigo.



Miss Secretos

2 comentarios: